Morgana Vatori
Scortum

17.11.10

Salvador Sostres



Creo que podría rebatir todas y cada una de las palabras que el sujeto este propina a la moral en los cuatro minutos que dura el intermedio y me atrevo a decir que podría encontrar un insulto válido por cada frase. Y todo ello, señores, sin una motivación ideológico-política, porque por no saber, no sé ni a que bando guiña sus viciosos ojos.

Increíble. Eso es lo que he pensado cuando he leído el titular.

Horrible. Descripción de la dureza de la faz del susodicho, lo que comúnmente llamamos caradura.

Indigno. Humillante. Rastrero. Enfermo, de enfermedad, no de insulto. Si me siento en un sofá y releo, o reveo, la perversa charla que el tipo echa a sus contertulios sacaré decenas de palabras que describan la grosería y las babas que derrama sobre la mesa mientras habla.

Cierto, cuando se lee parece más que cuando se ve. Él se ríe, los caballeros presentes incrédulos callan, la señora flipa y las cámaras graban. La gente no aprende. No hablen en público aquellos que cobran por hablar, porque será grabado hasta el más mínimo de sus suspiros, la más grotesca de sus expresiones y el error más jodidamente gordo que cometan (con perdón).

Podría empezar por el tema de la edad, que es fácil, sencillo y para toda la familia; creía que los hombres, curtidos ya de palos, habrían dádose cuenta de que hay ciertas cosas que no pueden decir llegada una edad. Un hombre, entendiéndose por hombre muchacho maduro con la cabeza asentada, no puede describir el gusto con el que tocaría, ni tan siquiera miraría a una moza de 17 años, ¿por qué? Porque estas señoritas están reservadas a los niños de su edad y a los de 18 y si me apuras 19.

Ya, ya sé con que me van a salir, me van a salir por dos vías, la primera es que con 16 años una niña es mujer y tiene curvas y tiene pecho y tiene caderas bien formadas (ello sin contar con que la actitud de muchas de estas mujercitas carecen totalmente de la inocencia que deberían conservar), la segunda es que es ridículo poner un límite a la diferencia de edad porque esos años de más que ha vivido el varón no importarán cuando este tenga 27 y ella 24.

Contesto a lo primero, es cierto que a esa edad se puede tener un cuerpo que no dista mucho de el de otra señorita más mayor, pero no se nos ha de olvidar que sí será diferente su cara, su experiencia y su madurez y, por tanto, ver a un señor babear por una niña que lo que tiene que estar haciendo es comer pipas con sus amigas en un banco, mientras charlan de lo guapo que es un compañero el de clase, es cuánto menos asqueroso. Concibo la atracción por encima de la madurez física, sí Sostres, tienen todas las características para ser mujeres atractivas, pero lo serán cuando sean mujeres.

A la segunda cuestión no voy responder porque es obvia, entre treinta y cuarenta años sí, entre diez y veinte no. Insisto, a partir de los veintidós años, cero comentarios sobre menores de diecinueve.

Por cierto, póngase atención en que me he referido única y exclusivamente a los hombres y no ha sido por ceñirme al ejemplo que tratamos, ha sido y es, y probablemente será, porque no está tan mal visto que una mujer bromee sobre llevarse a la cama a un zagal como que un hombre haga esa misma broma. No sé porqué y no me lo pregunto, igual que no me pregunto por qué tengo esa necesidad de que un hombre me ceda el paso en el umbral de la puerta; las cosas son como son y así nos las cuenta Matías.

Voy a continuar con una de las expresiones que el guarro (guarro de cerdo o jabalí, no de baboso, aunque también) ha dejado escapar por su excelentísima boca refiriéndose a las chavalas de diecisiete: “ese olor a santidad, que parecen lionesas de crema..” Sostres, de verdad, espero y deseo que si intervienes en algún medio (o ante tu mujer) para devolverte la dignidad, no uses la excusa que he descartado hace tres párrafos. El olor a santidad y las lionesas de crema hacen una alusión clara a la inocencia, la pureza y la dulzura, y si te excitan esas cosas de una adolescente, deberías medicarte porque eres un sujeto peligroso.

Continuo.

Me intriga saber cuál es el momento en que una persona que está en su puesto de trabajo deja suelta su lengua y, previamente, su mente y, refiriéndose a una chica de veintitrés años dice: “Ah, es demasiado mayor. Estas mujeres que aún no huelen a ácido úrico...” y continúa con el olor a santidad, etc. Me intriga de igual modo a qué se refiere con lo del ácido úrico, ¿se refiere a la parte de la sustancia que se disuelve en la sangre o a la parte que se desecha con la orina? Como es probable que se refiera a lo segundo me surge otra duda ¿este señor conoce la vergüenza? ¿A caso conoce la discreción? Pero la mayor de mis intrigas es ¿conoce la decencia o solo la busca en las niñas a las que olisquea?

No obstante, para dejar pronto a un lado el tema del ácido úrico, recomiendo a nuestro protagonista de hoy que se olvide del orín hasta que deban hacerle las pruebas necesarias para solventar sus problemas de erección, que puestos a hablarnos de sus gustos sexuales, también nos comenta los problemas que tendrá cuando no se le levante. Supongo que tras estas declaraciones el único problema será no responder a sus especiales estímulos sexuales como lo hará en estos momentos, dado que su mujer sí va a responder por ellos. Nota: la reacción de la mujer de Sostres no la conozco (aunque confieso que me interesa), me he limitado a ponerme en su lugar y responder por ella.

Continúo.

Hace referencia también al “primer rasurado” de las mujeres, Sostres opina “que es el que no pica”, el único con el que, pasados unos días, sigue la piel suave aunque empiecen a asomar los delicados pelitos; ¡vamos! Deduzco que se referirá a eso con lo de que no pica. Bueno, creía que no pasaría, pero me he cansado de comentar el monólogo de Tito Sostres, me remito a lo que he escrito antes sobre hablar de niñas aunque tengan cuerpo de mujer: suena mal. Si quieres hablar de unos labios vaginales, hazlo de una tía de tu edad, olvida lo de las menores, vas a perder tu trabajo, tu dignidad y tu vida.

Perdón, me comunican que no va a perder su trabajo y que, sin embargo, sí lo perderá quién haya filtrado el video a la prensa. Puestos a opinar: me parece correcto que tomen medidas contra el chivato y me parece impropio que no las tomen contra el enfermo.

Creo recordar que también habla de carne que rebota, de un piano, de que el matrimonio es sexo por obligación (otra frase para mi colección de citas contra el conyugio); de que en Rabat los niños van sueltos, refiriéndose a que no se van asustar de sus palabras y también pregunta si un grupo de niños marroquíes, catalanes y gaditanos conforman un colegio o una ONG.

Para terminar.

“También me gusta el sushi, el pescado crudo..” Bien, en esté punto de su enajenación mental observamos como el sujeto ya no sabe qué decir. Consciente de que se le han acabado las alusiones directas al olor y la tersura de las muchachas, echa mano de las indirectas utilizando la vieja metáfora del pescado, pero claro, como al señor le gustan poco hechas, o más bien crudas, tira del sushi que para eso está de moda.

Como ven, muy acertado en todo.

Gracias por aguantar la lectura y disculpen las faltas de ortografía.

Casi se me olvida, gracias también al señor Sostres, hacía mucho, mucho tiempo que no hilaba tantas palabras en un mismo texto.

11 comentarios:

Dantonmaltes dijo...

Me mastrurbé escuchñándolos... ;-)
(Lo bueno de Internet es que permite que tengamos datos objetivos sobre cosas que ya sospechábamos)

Voy a colgar el video en el FB para que nuestra pandi se explaye a gusto.

Hundra Bor.bone dijo...

hola
A los 15 primeros segundos me pareció gracioso. Tengo amigos que hacen bromas con esas cosas, pero claro, suele ser cuando están muy borrachos, y/o en absoluta confianza, sabiendo todos los presentes saben que se trata únicamente de una broma, y así no pasa nada. El sentido del humor negro me atrae. Al principio la directora de la tertulia parece tomárselo igual que yo, a broma. Al mínuto empieza a ser cansino, e incluso molesto, una frase o dos tiene su gracia, ya tantas seguidas empiezan a ser sospechosas. Es el discurso de alguien que definitivimante pensaría que está muy borracho si lo viera en una reunión nocturna. Llamaría quizá a una ambulancia o le daría un café con sal. Y quitaría importancia a lo que ha dicho, pensando que es el efecto del alcohol. Pero....
A los 3 minutos me doy cuenta que hay un colegio de niños enfrente de este imbécil. Ahí la cosa ya no tiene gracia ninguna y me quedo helada. ¿pretende prepararse el terreno con alguna que ha fichado? ¿por qué tienen los niños que escuchar esto? Al final del vídeo lo que me quedan ganas es de soltarle una ostia. El ataque de histeria que claramente le ha dado, a no ser que sea un histriónico desquiciado línea Sanchez Dragó, es preocupante y anticipo que peligroso... Yo le pondría bajo observación.
salud

Michel Poiccard dijo...

Yo no entiendo o no quiero entender su postura. Cuando veo a niñas de 16, 17 18 si me apuras con tíos de unos 27, 28 , 10 o más; se me pone la piel de gallina. Yo a niñas (porque es lo que creo que son)de esa edad el único ánimo que siento es de protección y no de excitación, menos aún sexual. Es que no me permito ni fantasear, no que me autocoarte, sino que directamente no puedo hacerlo. Ahora este listo vendrá con el derecho de la libertad de expresión y la gente que le apoya también. Pero debe saber este señor que este derecho no es compatible con el daño sobre otros derechos fundamentales, como es la dignidad humana. Es un ejemplo de falta de cordura y de madurez, se lo podía haber guardado para su foro interno y no mancharnos al resto. Buen post. Saludos.

seibra dijo...

Vomitivo. Tan vomitivo como el pringado de al lado, ¿Alfonso Ussía, verdad?, riéndole la gracia.

Flaura Ponte dijo...

Yo no digo que una piba de 17 años no pueda atraer sexualmente a ese señor. Quiero decir, puede que sea una reacción biológica que no puede evitar. Pero simplemente debería avergonzarse de ello, gritarle a la madre natura por qué siente esos deseos de mierda, como yo me avergonzaría si un puto aparato demostrara que me late el corazón más deprisa o me sudan las manos si un gitano se sienta al lado mío en el autobus. ¿Qué puede que ocurriera? Claro que puede, son muchos años de condicionamiento. Pero ME AVERGÜENZO DE ELLO!!!

Da por el culo, es asqueroso, todos sus putos comentarios, cada puta palabra que dice hace imposible un puta rectificación.

Sólo hay una cosa en la que discrepo: las chicas de 17 años no tienen por qué ser inocentes, enningún sentido. Pueden (y probablemente sea algo positivo), ser maduras y críticas, y bueno si además quieren follar a muerte y perder toda la inocencia, también deberían hacerlo, porque tampoco creo que por follar se pierda la inocencia.

Eso es todo.

Morgana Vatori dijo...

Por orden:

Este señor es un completo gilipollas. Leí varias veces la noticia en distintos periódicos y en uno de ellos, no recuerdo cuál, tuve la suerte de leer un fragmento de un artículo que este sujeto había escrito sobre Haití y su desgracia, creo que era algo así como "el mundo menstrúa". Colgué una cita sobre el tema hace tiempo en una linea muy distinta a la que utiliza Sostres en su texto. Si tenéis oportunidad de leerla, hacedlo; si hubiese conocido la manera de pensar de este señor habría sospechado hasta que punto es un completo gilipollas, pero no lo sabía. A mi me pilló por sorpresa, Dantón.

Esas bromas siempre se hacen, Hundra. Está muy extendido entre los jóvenes bromear sobre si uno es enfermo o no. Recuerdo muy bien una frase de un tío en la tele que hablaba de que no ligaba nada y dijo "empecé intentándolo con las tias buenas y no daba resultado, bajé un poco el listón y fuí a por las que fuesen monas de cara y tampoco me comí una mierda; pasé a las normales y nada, después fueron las feas, las gordas, las feas y gordas y nada: ahora me vale con que estén vivas". Me reí infinito escuchando a este señor y después me reí más reproduciendo sus palabras ante mis amigos, todo ello pese a que sea un ataque frontal contra la entereza de la mujer. A priori nada, pero si lo miramos detenidamente sitúa a unas mujeres por debajo de otras por su peso, su cara, etc. Es una exageración por mi parte, pero nos sirve como ejemplo de broma: todos nos reímos y nadie le critica. Incluso yo misma he podido bromear alguna vez diciendo "umm, mira que mono es ese niño (de 15)" mis colegas me llaman enferma, yo me rio, ellos se rien y se acaba el asunto; cosa muy distinta ocurriría si empiezo a describir el vello rubio de sus genitales. ESO SERÍA UNA ENFERMEDAD Y NO UNA BROMA.

Yo no he leído el libro donde Dragó habla de sus relaciones con las menores japonesas, pero él sí puede decir que es una literaturización de una vivencia, aunque no le creamos. A ver que dice este sujeto sobre el tema.

Y desde luego que debía haberselo guardado para sí mismo. El pensamiento no delinque. Que piense y no lo exteriorice de ningún modo, y lo más importante, que no lo haga por ser consciente de que está mal. Es la única forma de una persona pueda curarse: ser consciente de que lo que tiene es una enfermedad. Aunque también exista la posibilidad de que no piense nada de lo que ha dicho y simplemente lo haya dicho para hacerse el gracioso y/o macho delante de sus amigos (que de esos hay muchos), en ese caso es idiota en su definición psiquiátrica.

Yo tenía a Alfonso Ussía por una persona respetable, en cuanto solucione los problemas técnicos que tengo veré de nuevo el video (ahora no puedo escucharlo) para ver hasta qué punto le ríe la gracia este otro personaje.

Flaura, no, no son inocenetes en su gran mayoría; pero es como debería ser y como los adultos deberían(mos) verlo. Tengo 22 años y de vez en cuando recibo piropos de señores de 60, 70 y 80 años, son piropos del tipo: eres una niña muy guapa, pero que preciosidad, etc. Si los percibo como comentarios sanos, doy las gracias con una gran sonrisa y prosigo mi camino feliz; si al hablarme babean mis zapatillas hago como que no oigo y me voy, o me voy con un llamativo gesto de asco. Pueden verme guapa y pueden decírmelo, lo que no deben es mostrar su lujuría delante de una niña que ellos deberían considerar inocente.

Y estoy de acuerdo: por follar no se pierde la inocencia. Yo aún me pongo nerviosa el 5 de enero. Pero creo que está bien que las relaciones, sexuales y/o sentimentales se tengan con gente de más o menos la misma edad. Teniendo en cuenta lo que ya he explicado en el texto: que esa diferencia de edad (dentro de unos límites) deja de ser importante cuánto más mayor se es.

Malinalli dijo...

Una vergüenza que este hombre quede impune y que no tenga la decencia de al menos intentar una disculpa o algo que se le parezca...
La pena es que muchos hombres piensan lo mismo, y que es tema candente en todas las conversaciones de tíos.
Flaura, no entiendo tu simil con los gitanos. Un poco desafortunado opino.

Malinalli dijo...

Una vergüenza que este hombre quede impune y que no tenga la decencia de al menos intentar una disculpa o algo que se le parezca...
La pena es que muchos hombres piensan lo mismo, y que es tema candente en todas las conversaciones de tíos.
Flaura, no entiendo tu simil con los gitanos. Un poco desafortunado, opino.

Sibyl Vane dijo...

Hola, no te conozco pero he llegado a tu blog y la verdad es que te doy toda la razón. Es algo indignante que ese hombre haga ese tipo de comentarios y delante de nada más ni nada menos que un colegio de niños, es ofensivo. Gracias por tu aportación :)

Pétalo dijo...

Y qué me dices del absoluto desprecio con el que habla de las mujeres mayores de 20 años? Se puede objetivizar más a la mujer y ser más cínico y desagradable? Que pasa que las mujeres solo somos bonitas hasta cierto momento, luego que asco, porque el conserva la tersura de sus huevos, no te jode. Tio asqueroso y vomitivo.

Steam Monkey dijo...

No hay que excitarse de estas maneras. Hay que excitarse de otras maneras.

No ocultar los pensamientos, no pensar tanto y actuar cortando cuando sea necesario energicamente.